miércoles, 9 de marzo de 2011



¿A dónde va lo que querés hacer y no hacés? ¿A dónde va lo que querés decir y no decís? ¿A dónde va lo que no te permitís sentir? 

Desearíamos que lo que no decimos caiga en el olvido, pero lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, nos llena el alma de gritos mudos.

Lo que no decimos se transforma en ERROR. 

Se transforma en debe, en deuda, en asignatura pendiente. 

Las palabras que no decimos se transforman en frustración, en tristeza, en insatisfacción. 

Lo que no decimos se transforma en trauma. En venenos que mata el alma. Lo que no decís te encierra en el pasado. 

Lo que no decimos se transforma en herida abierta.
 

martes, 15 de febrero de 2011

MIRADAS


Cuando querés que alguien te mire, no importa ninguna otra mirada. Vos querés esa mirada, u ninguna más. Pedimos a gritos, desesperadamente, que abran sus ojos y nos miren… que nos vean.

Somos esclavos de esa mirada, la necesitamos, como al aire

Hacemos cualquier cosa por atraer esa mirada. Intentamos ponernos en el campo visual del otro, quisiéramos tener un reflector que nos ilumine, quisiéramos brillar para ser mirados.

Lo curioso es que los ojos que más nos obsesionan, son aquéllos que no nos pueden mirar. 

La mejor mirada no es la que se nos niega… sino esa mirada que no vemos, la que ignoramos, distraídamente. Esa mirada inesperada, fuera de todo cálculo esa mirada que nos ve cuando no nos sentimos mirados, y por lo tanto, nos mostramos mejor.

Una mirada capaz de atravesar la máscara, y ver lo que hay detrás.

Todos somos como luces apagadas, que sólo se encienden cuando alguien las mira.

lunes, 31 de enero de 2011

• LA FELICIDAD





  






Una casa enorme y carísima con jardín y pileta. Tres mucamas. Dos meses en Punta todos los veranos.
Ropa nueva todos los meses. La mejor. La más cara. El último mp4, el último televisor lcd, uno en cada habitación.
Los mejores colegios, el mejor country de fin de semana.
Los amigos, de las mejores familias. Una moto antes de los 16. El auto antes de los 18. Fiestas todos los sábados.

Creí, por un momento, que eso era la felicidad. Y mientras tanto, la dejé escapar.

¿Por qué cuando tenemos la felicidad frente a los ojos, no sabemos verla? Siempre pensamos en lo que nos estamos perdiendo, deseando cosas que no tenemos, y en realidad, todo lo que necesitamos para ser felices está ahí, mordiéndonos la mano.

Creemos que la felicidad es algo difícil de alcanzar. A veces hasta nos convencemos de que nunca vamos a ser felices.

Quise todo y tuve todo. Hasta descubrir que las ampollas de mis pies caminando junto a el, bajo un sol que partía la tierra, su olor a campo y su sonrisa...



Eran la felicidad para mí. 

Recién ahora lo veo 

viernes, 28 de enero de 2011

TAN LEJOS Y TAN CERCA.

¿Será que el amor se encuentra en algún punto entre lejos y cerca? 

A un centímetro, y a miles de kilómetros. Juntos y separados. Tan lejos y tan cerca. 

Cuando estuviste tan cerca de alguien que parecían uno, pensar en la separación es un absurdo… lo ves tan lejos. 

Dos personas están cerca cuando comparte sueños, proyectos… pero cuando sólo quedan recuerdos, es que están muy lejos. 

Algunos aman sólo a la distancia, y no pueden soportar la intimidad

Tiempo y distancia en el amor son lo mismo. 

Una pareja está bien cuando aun estando a miles de kilómetros siguen cerca. Una pareja está terminada cuando aun estando al lado, se sienten a miles de kilómetros de distancia

La distancia distorsiona, crea una ilusión. Pero de cerca, se ve el detalle, lo real

A la distancia, hay recuerdos… y uno recuerda el eco feliz de lo que fue

De cerca se ven las imperfecciones. 

Se puede aprender a estar cerca de alguien. Se aprende a soportar el dolor de estar lejos. Pero es imposible estar a la vez, tan lejos, y tan cerca. 

lunes, 20 de diciembre de 2010


Ahora te falta amor, amor del bueno el que tiraste,                    un gran amor. Recuerda el mio lo ensuciaste le hiciste   mal, por otro mal lo cambiaste, por otro amor y           ahora te falto yo

viernes, 17 de diciembre de 2010


Sin decir una palabra, casi sin decirnos nada, sin mirarnos a los ojos.
Yo me pregunto ¿Porqué me tuvo que pasar a mí ?                                              Estoy cansándome de espera;